Tras las ventanas.


Cuando hice este autorretrato, no sabía que estaba embarazada 😀

A veces uno se acerca a la ventana y, hacia abajo, la gente hormiga transita confundida; a veces uno abre las manos para sentir el vacío y disipar la verde niebla que inunda el balcón de algún cuarto o quinto piso; a veces uno mira el horizonte y entre los edificios algún arcoíris promete un “otro lado” con todo y su duende y su tesoro; pero a veces uno sólo mira edificios, sin horizonte ni pedacitos de cielo ni ollas de oro, no hay quintos pisos ni gente hormiga ni nada.

A veces uno se encuentra a ras de piso, se asoma a la ventana, y cree que lo que hay detrás del cristal es el jardín de un nuevo hogar.

Ahora que me acerco a la ventana, no veo nada… Pero queda el Duende.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s