Verano XXVII.


La mujer que me habita, hoy, amaneció rencorosa, con ganas de repartir amargura y:

1.- Devolver las caricias que una noche le pusieron en las manos.

2.- Escupir los besos que recibió por miedo o compasión.

3.- Llorar estúpidamente porque no es capaz de hablar.

4.- Convencer al mundo que ella es la única responsable del vacío que dejó de serlo.

5.- Tirar al canal el sobrepeso en su llavero.

6.- No depender de un conejo que le acomode los sueños.

7.- Evitar a toda costa los abismos que se forman entre su lado y el otro lado de la cama.

8.- No volver a construir castillos en el aire.

9.- Dejar de recordar, así como hace dos meses dejó de fumar.

10.- No volver a dar sin que le pidan, aunque eso sea quedarse con las manos llenas.

11.- Ser capaz de cortar de tajo todo lo que no la deja avanzar.

12.- Entender que los ojos verdes nunca serán (en realidad) el color de un largo camino.

13.- Fijarse por dónde camina.

14.- Jamás, jamás, tener un cepillo de dientes en un baño que no sea el suyo, aunque eso implique no lavarse la boca.

15.- Hacer una pira con todo lo que ha escrito.

16.- Arrancarse del esófago la tristeza.

17.- Secarse el llanto con la piel de dos o tres idiotas que le hicieron cargar culpas que no le correspondían.

18.- Poder hablarle a su amiga imaginaria (que en realidad no es amiga imaginaria y necesita sentirse querida y aceptada).

19.- No pensar en los 26 años que lleva arrastrando.

20.- Ser un poco amable con quien realmente lo merece.

21.- No quejarse de la soledad sin la cual ya no sabría vivir y que pronto perderá para siempre.

22.- Explicarle a algunas personas que la “independencia” es un accidente, no la sustancia(*).

23.- Convencerse de que el rencor da cáncer, cuando no es manejado adecuadamente.

24.- Tener el coraje para correr a los brazos de sus papás y decirles que los necesita.

25.- Sentir que lo que lleva dentro se mueve.

26.- No cumplir 27 años.

(*) Tómese como referencia la definición aristotélica de “accidente” y “sustancia”.

Verano 2009.

Anuncios

7 thoughts on “Verano XXVII.

  1. Abel(por ke no pudo entrar a las cafechelas) dice: shiales de veritas ke si no cotorrearamos diario no hubiera entendido nadita de nada.lamayoría de los puntos estoy de a cuerdo por ke tu asi lo kieres bueno tengo ke estarlo son tuyos menos en el 26. ARENCION "SORRY" NO PUEDES HACERLO a cumplir 27 y los siguientes años ke te restan de la vida apenas estas en el bosquejo de la película de la vida (no c aceptan guiones aledaños a los ya escritos). final. nota: ni peros

  2. Sé que es egoísta la posición de la mujer que escribió arriba… pero… pues también, dicen que "no es pa' todos la bota de potro". O sea… hay mensajes que no se entienden, ni aunque vayan a la cara de quien sea. La onda es que esa mujer amanece con delirios… y a veces me usurpa y se pone a decir… esas cosas.

  3. Muuuuy gacha, Diego. Y no la mía (para los que no entiendan el comment) sino la de tu blog. Hasta coraje me da, pero bueno. Nomás porque me caes bien. Pero… me las van a pagar!!! Además… los comentarios son sobre el blog (este) no sobre los comentarios que dejo en el tuyo!! Jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s