Ketzalli Torres

Con el coraSón latiendo en las entrañas.


La primera vez que esta idea dio vueltas en mi cabeza, estaba entrampada en El Silencio. Leía TAUROMAGIA. Capítulo III.- Para una estética del toreo. III.- Ángel, musa, duende: “…Es posible que unos tengan más predisposición que otros para el duende, pero también es cierto que éste aparece cómo y cuando quiere, sin horas ni controles, siempre con sonidos, acentos y formas nuevos y viejísimos, siempre de abajo arriba como si saliera de la tierra, de la entraña de la tierra, de la raiz oscura de la tierra.”


Ayer, bajo la lluvia, curiosamente, me apareció la fuente: Teoría y juego del duende. Federico García Lorca, Madrid, 1933. Al llegar a casa y dar con la versión completa, tuve una regresión no muy profunda, 7 de mayo de 2009: el positivo marcó el cambio de tercio; las dos verticales paralelas (líneas equidistantes entre sí y que por más que se prolonguen no pueden encontrarse) se clavaron como el primer par de banderillas. Había aparecido. Luz de luna significa su nombre.

“El duende no juega con superficialidades, con las formas, sino que penetra hasta la raíz última e ínima, buscando siempre el dintorno esencial y dolorosamente escondido, el meollo más entrañado y entrañable.”

El duende, como dice Lorca, ‘es un poder y no un obrar, es un luchar y no un pensar… Sólo se sabe que quema la sangre, como un tópico de vidrios, que agota, que rechaza toda la dulce geometría aprendida, que rompe los estilos… Los grandes artistas saben que no es posible ninguna emoción sin la llegada del duende… La llegada del duende presupone siempre un cambio radical en todas las formas sobre planos viejos, da sensaciones de frescura totalmente inéditas, con una calidad de rosa recién creada, de milagro que llega a producir un entusiasmo casi religioso.’


“El duende da órdenes y no obedece, es como una maldición que aflora en un momento indeterminado, calienta el corazón, desgarra la garganta y nos domina empecinadamente, furiosamente, como en una arrebatadora posesión. El duende embriaga como un sorbo de raza. Y agota.”

P.D. El Silencio se siente tranquilo al saberte observándo, desde la barrera, su danza fúnebre con El Duende.

Anuncios

3 comentarios en “Con el coraSón latiendo en las entrañas.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s