De una infidelidad que no era tal.


Hay batalla dentro,
lo intuyo por el ardor
que deja la lucha
entre ambos hemisferios.

Uno se va a los extremos
del sentimiento
el otro pendula
racionalizando, justificando.

Intenta salvarme,
-entiendo-
pero me agota.

Ya no sé qué levantar
para esconderlo;
está en todas partes,
muy a ras de suelo
y de cerebro
a flor de piel
como beso o como herida.

Anuncios

4 thoughts on “De una infidelidad que no era tal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s