sólo por restar un poco de abandono… (1)


Advertencia: esta cosa es rosa y pegajosa.

Sucede que, pegándole al medio día, me dieron ganas de cantarle a la Luna “porque alumbra, nadamás, le canto porque ella sabe de mi largo caminar”… ¿Por qué? No sé, tal vez se debe a esta maldita costumbre de romper promesas.

Sucede que la humanidad se repite y todo está dicho; que a veces el pasado pesa; que a veces los recuerdos queman; que suele la luna influir sobre las aguas, y soy un lago dizque de aguas serenas; suele la luna iluminar a los amantes y por eso yo prefería amanecer sola.

Recuerdo que hace tiempo (mucho) noté que ella estaba como enganchada a mi espalda, tal vez a mis alas y, entonces, la convertí en motivo y quise adueñarme del cielo…

Sucede que a veces el pasado me recuerda que la luna no me pertenece, y que antes de nosotr@s iluminó a much@s otr@s, pero (aquí es donde vuelve la cosa linda) como ya he dicho, su nombre significa Luz de luna.

(hablando de… hoy sale temprano, así que hago una pausa)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s