Ketzalli Torres

DESPLANTE


DESPLANTE

Desplante es, tal vez,

otro modo de llamarle a la insolencia;

plantarse enfrente del otro,

hacerlo parar,

ceñírselo al cuerpo,

ligarle el aliento,

templarle los pasos

y mandar todo al diablo;

desarmarse frente a lo incierto,

aguardar un momento,

darle la espalda

y esperar que no pase nada.

Así como los adornos se hacen con la muleta, el desplante se hace a cuerpo limpio, prescindiendo del engaño, porque el desplante no es una suerte, sino un desafío, un rasgo insolente con el que se renuncia a las ventajas del toreo.

Suele poner una guinda de valor a la faena cuando sucede justo antes de cuadrar al toro para entrar a matarle.

y, como epilogo del libro, un verso de Manuel Benitez Carrasco: Puedes, toro, pasar. Yo no me quito.

http://tortilleria.vientos.info/editor/editor5pub.php?cargar_libro=tl129779035250106700

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s