en fin…


Creo que ahora entiendo un poco por qué dicen que el sentido común es el menos común de los sentidos. Después de la indignación, viene la calma; hoy, a tan pocos días de los extraños sucesos en los que de alguna forma me vi envuelta, puedo cerrar los ojos, el corazón, con la serenidad de que todo se está resolviendo a favor.

Vuelve a darme vueltas esa frase que utiliza Quevedo en uno de sus Sueños: et canis is somnis leporis vestigia etrat; ellos sueñan, y la liebre hace tiempo pasó. Después de haber hecho las aclaraciones que creí pertinentes pude sentarme y observar el circo, ver a los monitos dando tumbos y haciendo rabieta porque se les cayó la banana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s