Bésame mucho, un libro para criar a los hijos con amor.


Bésame mucho es un libro del pediatra Carlos González, publicado en marzo de 2003, por Ediciones Temas de Hoy, que está claramente en contra de todas esas doctrinas que promueven la educación rígida, autoritaria y conductista, (de la que también hablaba un poco en Bebé de quince meses, disciplina con amor); defiende la educación basada en el amor, el respeto y la libertad.

Desde el principito avisa que es un libro a favor de los hijos, aunque no en contra de los padres, porque considera que “consultar a un pediatra sin saber si es partidario del cariño o de la disciplina es tan absurdo como consultar a un sacerdote sin saber si es católico o budista”. Advierte su tendencia para que los lectores no se sientan engañados, y también dice que a final de cuentas “las ideas sobre el cuidado de los hijos, como las ideas políticas o religiosas, dependen de una convicción personal más que de un argumento racional”. O sea, primero decidimos cómo queremos educar a nuestros hijos y luego tomamos en cuenta los consejos que se adapten a ese estilo de crianza.

Krsna & Radharani

En el primer momento en que tuve contacto con mi cría, decidí que quería educarla con amor, aunque no tenía ni la más pálida idea de qué era lo que eso significaba… es más, según yo, ni creía en él (y me refiero a ese de los cuentos de princesas, que termina con un maravilloso “y vivieron felices para siempre”). Pero bueno, comencé a consentirme mucho, a cuidar mi cuerpo, comer bien, tomar mucha agua, ácido fólico, vitaminas para mamás; dejé de tomar café, el cigarro, las desveladas, la tristeza, los corajes y mi desterré mi preciada idea de soledad.

Seguí en mi intento de entender el amor como lo hacen los vaisnavas, esa idea de que el amor es servir a los demás; como dice Swami B. A. Paramadvaiti “Amor es sufrir para otros, tener compasión, ser humilde, no imponer pero alcanzar el corazón de la gente.” y es difícil, mucho, porque obviamente la genética entorpece un poco esta realización, porque junto con ella, están las conductas aprendidas y la concepción occidental es totalmente distinta. Entonces me pregunté cómo es que acá, en mis terrenos, las mamás se vinculan con sus hijos… busqué relacionarme un poco con las comunidades indígenas de Acaxochitlan, Hgo., y me di cuenta que las mujeres traen cargando a sus hijos todo el tiempo, se los echan a la espalda en un rebozo, y les dan pecho a estricta demanda, hay niños como de tres o cuatro años que llegan, le levantan la blusa a la mamá y se le pegan al pecho para alimentarse. ¡Esos niños se ven felices, andan todos llenos de tierra, mocosos, descalzos y se ven felices!

 

Grupo de Educación inicial de Buenavista Nekaxanko

Cuando terminamos la cuarentena, acompañé a mi mamá a su clase de Educación inicial, al final de la clase le preguntamos a sus alumnas si alguna quería enseñarme a usar el rebozo para cargar a mi hija y, una vez que superaron la pena, entre todas me ayudaron pero, por supuesto, cuando estuve sola, claro que no pude hacerlo. Al final de la clase, como en pago, compartí una canción de cuna que yo le cantaba al duende, en nahuatl… ellas se reían, supongo que de mi pésima pronunciación, pero terminaron aplaudiendo. Xicochi (el arrullo) es de mi amigo Gonzalo Ceja:

 

Luego tuve que regresar al trabajo, y ella entró a la guardería, sólo nos quedaban las tardes para estar juntas, así que era más fuerte mi necesidad de traerla todo el tiempo pegada al cuerpo. Una vez mi mamá dijo que la dejara llorar, el típico “que se acostumbre a que no vas a correr cuando ella quiere”… no pude, a los diez minutos de escucharla corrí a cogerla en brazos y me sentí súper mal, ella sólo quería contacto, era un bebé de menos de dos meses… ya tendrá tiempo en la vida (cuando me muera) para llorar sin que nadie la consuele.

 

Sri Krsna y su mamá

Yo creo que por eso me ha gustado tanto Bésame mucho, porque yo también estoy del lado de mi hija, aunque no estoy en nuestra contra. Confío en mi instinto y él me dice que ya habrá momento para entendernos sin necesidad de violencia psicológica, aunque creo (igual de fuertemente) que será adolescente como todos (peor aún, como yo) y yo seré mamá como todas (de entrada como la mía) y seguro recurriré a amenazas y otras estrategias para imponer mi voluntad “por su bien”

Bésame mucho es un libro que, en palabras del autor, pretende “desmentir mitos, romper tabúes y dar a cada madre la libertad de disfrutar de su maternidad como ella desee” y lo hace de una manera apabullante, con argumentos demoledores tan sencillos que resultan irrisorios; el autor emplea un lenguaje es sencillo hasta la pared de enfrente, dinámico, fluido; utiliza ejemplos tan cotidianos que seguramente se sentirán identificadas.

Si su decisión es criar a los hijos con amor, y les gusta que alguien les diga como por dónde sí o por dónde no (tomando en cuenta aquello de esto depende de una convicción personal, consíganselo. En vía de mientras, les dejo un link bastante interesante, en donde pueden encontrar videos relacionados con su contenido (grabados en la presentación del libro).

 

Anuncios

2 thoughts on “Bésame mucho, un libro para criar a los hijos con amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s