Comentario métrico y retórico de El presente siglo.


¿Se acuerdan que hace unos meses publiqué algo de este tema? ¿Y que les dije que estaba incompleto? Pues bueno, según mi loco cerebro, utilizando las herramientas que nos dieron para adquirir la competencia del Análisis de Textos, aquí les van los resultados finales del ejercicio. Esperemos que le vaya bien a la hora de la evaluación… aunque debo reconocer que ya encontré dos inconsistencias 😦

Antes de empezar, una breve introducción: El origen del análisis y comentario de textos, se remonta a la antigua Grecia, o a la mística India, cuatro o cinco siglos antes de Cristo. Se hacía con la finalidad de esclarecer el sentido profundo de la literatura, y facilitar el acceso a ella. Tiempo después, al pasar a la tradición cristiana occidental, el comentario se realizaba para interpretar las Sagradas Escrituras.

En la edad media, el estudio adopta una metodología rigurosa; tomando en el Renacimiento y en el Humanismo, tintes no religiosos. El comentario de textos, como lo conocemos hoy en día, surge en Francia, a finales del Siglo XIX, como exigencia contra la enseñanza memorística y el impresionismo… ahora sí, ahí va

COMENTARIO MÉTRICO Y RETÓRICO

Diego Torres de Villarroel (1694-1770), escritor, médico, matemático, sacerdote y catedrático de la Universidad de Salamanca. Su escritura y repertorio temático estuvo influenciada por el conceptismo de Francisco de Quevedo, aunque al contrario de éste, a decir de Borges, su estilo es vitalista y festivo. Su obra es prolífica, destacan los sonetos, jácaras y seguidillas, además de las composiciones que llamó pasmarotas.

Este análisis se basa en la Métrica española de Antonio Quilis, para realizar el comentario métrico; para el análisis retórico, el Diccionario de retórica y poética, de Helena Beristáin, además de algunas fuentes electrónicas.

EL PRESENTE SIGLO

Vale más de este siglo media hora
que dos mil del pasado y venidero,
pues el letrado, relator, barbero,
¿cuándo trajeron coche sino ahora?

¿cuándo fue la ramera tan señora?
¿cuándo vistió galones el cochero?
¿cuándo bordados de oro el zapatero?;
hasta los hierros este siglo dora;

¿cuándo tuvo la corte más lozanos
coches, carrozas, trajes tan costosos,
más músicos franceses e italianos?

Todo es riqueza y gustos poderosos,
pues no tienen razón los cortesanos,
porque ahora se quejan de viciosos.

COMENTARIO MÉTRICO

Según los elementos que conforman este texto, reflejados gráficamente en los siguientes esquemas, puedo afirmar que se trata de un poema poliestrófico, distribuido en dos cuartetos y dos tercetos; debido a la disposición de los versos, las estrofas y las rimas, observo que se trata de un soneto clásico.

1 va–le–más–dees–te–si–glo–me–dia–ho–ra, →
2 que–dos–mil–del–pa–sa–doy–ve–ni–de–ro,// ↓
3 pues–el–le–tra–do,–/re–la–tor,–bar–be–ro,//→
4 ¿cuán–do–tra–je–ron–co–che–si–noa–ho–ra?///↑

5 ¿cuán–do–fue–la–ra–me–ra–tan–se–ño–ra? // ↑
6 ¿cuán–do–vis–tió–ga–lo–nes–el–co–che–ro?// ↑
7 ¿cuán–do–bor–da–dos–deo–roel–za–pa–te–ro?;// ↑
8 has–ta–los–hie–rros–es–te–si–glo–do–ra;/// ↑

9 ¿cuán–do–tu–vo–la–cor–te–más–lo–za–nos →
10 co–ches,–ca–rro–zas–tra–jes–tan–cos–to–sos, →
11 más–mú–si–cos–fran–ce–ses–ei–ta–lia–nos?/// ↑

12 to–does–ri–que–zay–gus–tos–po–de–ro–sos,// ↓
13 pues–no–tie–nen–ra–zón–los–cor–te–sa–nos,// ↓
14 por–quea–ho–ra–se–que–jan–de–vi–cio–sos./// ↓

ANÁLISIS SILÁBICO
Los versos 1, 2, 4, 7, 11, 12 y 14 poseen 12 sílabas fonológicas, y 11 métricas, debido a las sinalefas.
Los versos 3, 5, 6, 8, 9, 10 y 13, poseen 11 sílabas, tanto fonológicas como métricas.
Los versos 7 y 12, poseen 13 sílabas fonológicas y 11 métricas, pues ambos cuentan con 2 sinalefas.

ANÁLISIS DEL TIMBRE
Todas las rimas son paroxítonas totales; los cuartetos tienen rima abrazada.

ANÁLISIS ACENTUAL
Según el método de Quilis, la posición de los acentos es la siguiente:
1.- 1ª, 3ª, 6ª, 8ª y 10ª   _´_ ___ _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___
2.- 3ª, 6ª y 10ª                 ___ ___ _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___
3.- 1ª, 4ª, 8ª y 10ª          _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___
4.- 1ª, 4ª, 6ª y 10ª          _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___

5.- 1ª, 3ª, 6ª, 8ª y 10ª   _´_ ___ _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___
6.- 1ª, 4ª y 10ª                 _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ ___ ___ _´_ ___
7.- 1ª, 4ª y 10ª                 _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ ___ ___ _´_ ___
8.- 1ª, 4ª, 8ª y 10ª          _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___

9.- 1ª, 3ª, 6ª, 8ª y 10ª    _´_ ___ _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___
10.- 1ª, 4ª, 6ª, 8ª y 10ª _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___
11.- 1ª, 2ª, 6ª, 8ª y 10ª _´_ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ _´_ ___

12.- 1ª, 4ª, 6ª y 10ª         _´_ ___ ___ _´_ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___
13.- 1ª, 3ª, 6ª y 10ª        _´_ ___ _´_ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___
14.- 2ª, 6ª y 10ª               ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___ ___ ___ _´_ ___

     Es un poema poliestrófico suelto, conformado por cuatro estrofas; dos cuartetos y dos tercetos, dando como resultado un soneto. Las estrofas son isométricas, formadas por versos de arte mayor que son endecasílabos, cuyas rimas son totales. Todos los versos poseen un acento final fijo, situado sobre la décima sílaba, lo cual le otorga un ritmo yámbico. Al presentar la estructura de un soneto clásico, cumple con las rimas obligadas para este tipo de composición: ABBA ABBA CDC DCD, es decir, rimas abrasadas en los cuartetos y encadenadas en los tercetos. El axis rítmico es isopolar, y está situado en la décima sílaba. Debido a la presencia reiterada de endecasílabos con acento en la en la primera y sexta sílabas, me atrevo a decir que se trata de un predominantemente enfático (versos 1°, 2°, 4°, 5°, 6°, 7°, 8°, 9°, 10°, 11° y 12°) con matices sáficos (versos 3°, 4°, 6°, 7°, 8°, 10° y 12°).

COMENTARIO RETÓRICO

     Una de las virtudes de la poesía “clásica”, obedece a la cualidad atemporal que al lenguaje le brinda; El presente siglo bien podría aplicarse a cualquiera de los que le han sucedido. Este poema puede ser una crítica social a la clase alta, en contraposición con los estratos más bajos de la sociedad; aunque en otra posible lectura, la misma crítica puede ensalzar el valor de los estratos más humildes de la ostentosa sociedad española del Siglo XVII.

El soneto comienza con una sentencia: Vale más de este siglo media hora, que adquiere mayor fuerza con el siguiente verso hiperbólico “que dos mil del pasado y venidero,” y la enumeración, de del tercer verso, me hace pensar que la palabra barbero no refiere al oficio, sino al sentido adulador, además de que este verso también presenta un asidentón, puesto que en el último verso, los tres personajes obtienen un bien, accesible sólo para aquellos que poseen cierto poder adquisitivo. Cierra con una pregunta retórica, y encabalgamiento, que continuará como anáfora en la siguiente estrofa.

     Al inicio de la segunda estrofa, puedo identificar una antítesis, en la contraposición de las palabras ramera y señora, que además de ostentar la parte económica de la que está matizado el poema, habla también de respeto. Los galones pueden ser entendidos no sólo como un adorno, sino como un distintivo militar, que dota a los cocheros de un carácter de ejército. En el siglo XVIII, el bordado de oro se utilizaba tanto para estandartes como para casullas, por lo cual puedo deducir que Villarroel bien podría estar confiriéndole sacerdocio al zapatero.

     En el último verso de esta estrofa, me parece encontrar una metáfora, cuando al hierro, uno de los metales más comunes, y con el cual se fabrican armas, se le da el valor del oro. También identifico una anáfora, que comienza en el último verso de la primera estrofa y da fuerza a la enumeración interrogativa.

     A mi parecer, más que una crítica al materialismo, se trata de un intento por evidenciar la homogeneización derivada de la Ilustración, pues el autor hace referencia, en el tercer verso del primer terceto, a franceses e italianos, además de que en el tercer verso del poema, alude al letrado y al relator, personajes poseedores del conocimiento. Y lo que dora los hierros, puede ser no el sentido del oro, sino la alusión al siglo de las luces.

     Para rematar el poema, Torres de Villarroel, utiliza el sarcasmo, asegurando que la queja de los cortesanos, no tiene otro fundamento que la costumbre.

Bibliografía

Quilis, Antonio. Métrica española. Madrid: Ariel, 1993.
Beristáin, Helena. Diccionario de retórica y poética. México: Editorial Porrúa, 2000.
“El presente siglo”. Diego Torres de Villarroel: http://www.poesia-inter.net/dtv016.htm

Como vieron, medir cuesta:

¿Por qué quieren las gallinas a sus pollitos? ¡Porque les costaron un huevo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s