Consejos para mamás feizbukeras, lo que olvidé categorizar

¿Todas somos Habiba?


Que el IMMF nos devuelva a nuestra hija.

Todas somos Habiba, leí hace unos días, y me dolió como si no tuviera a quién amamantar; Todas somos Habiba, y del pecho me escurrieron lágrimas de indignación, de impotencia, ¿Qué haría yo si me hubieran separado de Killari hace un mes? ¿Qué siento hoy, después de diez meses de haber terminado nuestra lactancia, por motivos desconocidos, pero “naturales”? ¿Por qué chingados el mundo (o buena parte de él) se empeña en romper  el hilo que nos libra del abismo? ¿Por qué el IMMF decidió desgarrar un corazón, miles de corazones?

Habiba es el nombre de un personaje que se creó para proteger a dos personas, y yo no he tenido el valor para seguir de cerca su historia. Cualquier cosa que pueda decir es mínima, comparada con el inmenso dolor que se me agolpa en la garganta. Quisiera simplemente cerrar los ojos, olvidar que ha pasado, pero no puedo… ahí está, tocando la ventana.

Hace más de una semana (el 30 de mayo, pa’ ser exactos) una joven marroquí -acogida por el Instituto Madrileño del Menor y la Familia- fue separada de su hija de quince meses. Con los datos que he encontrado por aquí y por allá, me resultó perfecto imaginar un escenario mexicano (no español, mexicano, tipo guardería del imss): Así nomás, onda Habiba (a los de la guardería del IMMF): aquí les dejo a mi chiquilla, al ratito regreso por ella; los del IMMF, a Habiba: mmm… no, usted ya no puede regresar, porque este Instituto es para proteger y dar asilo a las mujeres con hijos, y usted ya no tiene hija o.O

Así, como lo leen: el IMMF decidió separar a Habiba de su hija, argumentando que la madre “no cuenta con las habilidades necesarias” para la crianza, que no cuenta con la solvencia económica ni con el apoyo de la familia ¿Será que los atarantados se acaban de enterar? ¿A caso no fueron esos motivos (los dos últimos) por los cuales fue recibida?

En algún momento, después de tanto chingado nudo en la garganta, fui a ver qué decían los diarios y llegué a El País. Sobre el estado mental de Habiba, Ibone Olza (psiquiatra del hospital público Puerta de Hierro), afirma que la mujer no tiene ninguna patología psiquiátrica, ni consume sustancias tóxicas, por el contrario, es una madre “sensible, amorosa y está vinculada de forma saludable con su hija”… y, entonces ¿por qué carajos están separadas?

A decir de la protagonista de esta historia, el IMMF decidió separarlas porque ella “no obedeció” y continuó con la lactancia a libre demanda o.O Y ya no quiero entrar en detalles sobre las repercusiones que esta separación ha tenido, supongo que deberán imaginárselas; tampoco quiero extenderme en los dimes y diretes entre autoridades (que en realidad no abren la boca mas que para decir estupideces) y los defensores del caso.

Sólo quería compartirlo… porque se me ahoga el corazón en el silencio. También yo me pregunto por qué no suelo tomar partido por todas las injusticias que suceden en la vida. ¿Por qué no me uno a las protestas de mi país? ¿Por qué no salgo a gritar, junto con los otros, que estamos hasta la madre? ¿Por qué me encierro en casa, a construirle a mi familia una realidad que afuera no existe? ¿Qué es lo que hago para que Killari vaya por allí, repartiendo amor, incluso a la gente que nunca había visto? Ayooos peyo, le dice al perro del vecino, y mueve de un lado a otro su manita… Ayooos, y otra vez con la manita, a todos los que ve pasar en el camino. Ayooos, mami, y me besa la nariz, y se va corriendo a su salón. Ayos, mi vida, le digo, y se me inunda el corazón de saber que cuando crezca… que ahora… que en algún lugar está Habiba, y muchas otras madres como ella, muchas otras niñas como su hija.

Aunque mi voz sea una vela que se apaga, mientras pueda, seguiré diciendo que para que acabe la guerra, debemos criar hijos, amados, que amen al mundo, pero… para eso, primero hay que amarnos.

Ojalá que pronto, muy pronto, estos grandísimos hijos de sabrá dios qué probeta hagan uso de ese tan discriminado sentido común, y le hagan un nudito al lazo que rompieron

Anuncios

1 comentario en “¿Todas somos Habiba?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s