Letras Hispánicas, lo que olvidé categorizar

Las voces prohibidas de Efraín Huerta.


Efraín nació en Guanajuato, el 18 de junio hace poco menos de cien años. Efraín es poeta, y digo es, porque su obra sigue viva, aunque él haya muerto en febrero de 1982. A decir de algunos críticos, su libro Los nombres del alba, publicado en 1944, rompe con la forma tradicional de hacer poesía en ese momento, y de algún modo, esto lo coloca en un lugar importante dentro de las letras hispanoamericanas del Siglo XX.

Desde muy joven ejerció como periodista y crítico cinematográfico; fue militante del partido comunista. En 1938, se unió a la revista literaria Taller que diera origen a la generación del mismo nombre, el cual abandona porque su poesía estaba comprometida con la realidad y la lucha por la revolución.

Efraín Huerta era un poeta no convencional para su época, en aquel momento, Octavio Paz, Alfonzo Reyes, Xavier Villaurrutia, eran los representantes del canon poético mexicano; cuando lo común era no escribir sobre la política o la sociedad, Efraín criticaba directamente “la pobreza, la desigualdad, los estragos de la modernidad, la pérdida de identidad, la desilusión y el conformismo”.

A decir de Carlos Monsivais, Efraín Huerta fue el poeta que incorporó a la ciudad en un primer plano poético, dando origen así a su poesía política y erótica; “Huerta fue el poeta del reflejo objetivo y evidente de la maldad de la urbe”.

Como crítico literario publicaba la columna “Libros y antilibros”; como crítico cinematográfico “Ases y estrellas”. Entre sus libros se encuentran, por mencionar sólo algunos: Absoluto Amor (1936), Poemas de guerra y esperanza (1943), La rosa primitiva (1950), La raíz amarga (1962) y Tranza poética (1980), antología personal en donde se encuentra un poema del cual realizaré el comentario métrico y retórico:

Las voces prohibidas
Efraín Huerta

Más despacio que nunca, casi agónicas,
marchan y duelen estas voces o estrellas.
Húmedos pies descalzos, breves pieles,
dulce origen, impío desorden. Voces
que purifican lo que tocan. Voces
todo milagro. Suaves voces de amor.
Voces para decir amor toda la vida
y todo el santo día y a la lenta distancia
de una noche de sueño, amor y voces.
Cálidas o despiertas, dormidas o ya frías,
estas voces se pegan a los labios
y dicen y se dicen altos, duros misterios,
prohibidos latidos, esbeltos calosfríos. 13

Despaciosas y firmes, llegan como
las bestias, crecen como el encino,
y no hay en ellas nada que no sea verdadero.
Pero duelen. Son dardos de amorosa ponzoña
y dan la seca muerte del olvido.
No perdonan, no aman,
no son ríos serenos, sino fuego,
ardiente maldición, dolorosa quietud.
Vienen así, calladas, caminando caminos
de helado polvo. Son las voces
que ya nunca se dicen. 11

Por eso duelen y por eso ardo
junto a ellas, como al pie de una hoguera.
Ardo y adoro al mismo tiempo
porque nada me callan o no me dicen nada.
Asciendo rudas catedrales de miedo
y el vacío es un lago de hambre y sal.
Me maldigo con ellas
pero duermo con ellas.
Cuando la sed se haya quemado
en mi garganta,
cuando no tenga paz ni amor,
cuando todo sea voces y no llantos,
una pequeña sombra habrá a mi lado.
No la rosa del ansia ni el clavel de miseria,
sino la joven luz del alba,
la joven voz del alba mía. 16

A mi parecer, el tema del poema oscila entre la conciencia colectiva y la individual. Los subtemas podrían ser el devenir de la vida, el olvido, el amor y la muerte. Se trata de un poema lírico, en tanto que no pretende narrar un suceso, sino transmitir el sentimiento propio del autor, y hace uso de un lenguaje claramente poético.

ANÁLISIS MÉTRICO

Tomando como metodología la propuesta por Antonio Quilis, en su Métrica española, los resultados del análisis métrico son los siguientes:

Las voces prohibidas
Efraín Huerta

13/11 Más – des – pa – cio – que – nun – ca, – ca – si a – gó – ni – cas,
13/12 mar – chan – y – due – len – es – tas – vo – ces – o es – tre – llas.
11/11 Hú – me – dos – pies – des – cal – zos, – bre – ves – pie – les,
13/12 dul – ce o – ri – gen, – im – pí – o – des – or – den. – Vo – ces
11/11 que – pu – ri – fi – can – lo – que – to – can. – Vo – ces
12/12 to – do – mi – la – gro. – Sua – ves – vo – ces – de a – mor.
13/13 Vo – ces – pa – ra – de – cir – a – mor – to – da – la – vi – da
16/13 y – to – do el – san – to – dí – a y a – la –len – ta – dis – tan – cia
13/12 de – u – na – no – che – de – sue – ño, a – mor – y – vo – ces.
14/14 Cá – li – das – o – des – pier – tas, – dor – mi – das – o – ya – frí – as,
11/11 es – tas – vo – ces – se – pe – gan – a – los – la – bios
14/14 y – di – cen – y – se – di – cen – al – tos, – du – ros – mis – te – rios,
14/14 pro – hi – bi – dos – la – ti – dos, – es – bel – tos – ca – los – frí – os.

11/11 Des – pa – cio – sas – y – fir – mes, – lle – gan – co – mo
11/10 las – bes – tias, – cre – cen – co – mo el – en – ci – no,
16/15 y – no hay – en – e – llas – na – da – que – no – se – a – ver – da – de – ro.
16/15 Pe – ro – due – len. – Son – dar – dos – de a – mo – ro – sa – pon – zo – ña
11/11 y – dan – la – se – ca – muer – te – del – ol – vi – do.
7/6 No – per – do – nan, – no a – man,
11/11 no – son – rí – os – se – re – nos, – si – no – fue – go,
12/13 ar – dien – te – mal – di – ción, – do – lo – ro – sa – quie – tud.
14/14 Vie – nen – a – sí, – ca – lla – das, – ca – mi – nan – do – ca – mi – nos
10/9 de he – la – do – pol – vo. – Son – las – vo – ces
7/7 que – ya – nun – ca – se – di – cen.

10/9 Por – eso – due – len – y – por – e – so ar – do
15/10 jun – to a e – llas, – co – mo al – pie – de u – na ho – gue – ra.
11/9 Ar – do y a – do – ro al – mis – mo – tiem – po
14/14 por – que – na – da – me – ca – llan – o – no – me – di – cen – na – da.
12/12 As – cien – do – ru – das – ca – te – dra – les – de – mie – do
14/10 y el – va – cí – o es – un – la – go – de ham – bre y – sal.
7/7 Me – mal – di – go – con – e – llas
7/7 pe – ro – duer – mo – con – e – llas.
10/9 Cuan – do – la – sed – se ha – ya – que – ma – do
5/5 en – mi – gar – gan – ta,
9/9 cuan – do – no – ten – ga – paz – ni a – mor,
12/12 cuan – do – to – do – se – a – vo – ces – y – no – llan – tos,
13/12 u – na – pe – que – ña – som – bra ha – brá – a – mi – la – do.
15/14 No – la – ro – sa – del – an – sia – ni el – cla – vel – de – mi – se – ria,
9/9 si – no – la – jo – ven – luz – del – al – ba,
9/9 la – jo – ven – voz – del – al – ba – mí – a.

La mayoría de los versos son de arte mayor, aunque los versos 19, 23, 24, 25, 27, 30, 31, 32, 33, 34, 39 y 40 son de arte menor. Por este motivo, se trata de un poema polimétrico y asonante por armonía vocálica. Por lo tanto, hay versos tanto simples como compuestos.

Los versos 1, 3, 5, 7, 8, 11, 15, 17, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 30, 31, 33, 39 y 40, poseen ritmo yámbico; los versos 2, 4, 6, 9, 10, 12, 13, 14, 16, 18, 19, 28, 29, 34, 35, 36, 37, y 38, trocaico. No tengo claro si para determinar el ritmo estrófico, sea indispensable que los acentos fijos se encuentren en todos los versos, pero en las tres estrofas, la presencia dominante se encuentra en el verso seis, así que me atrevo a afirmar que el rimo es yámbico (ver Anexo 1).

La mayoría de los versos son paroxítonos, salvo el primero, proparoxítono; los versos 6, 21 y 29 son oxítonos. Las estrofas, o tiradas, son heterométricas, y el axis rítmico es heteropolar.

Las estrofas son heterométricas, y el axis rítmico

En el primer momento de este análisis, planteé que el tema oscila entre la consciencia colectiva e individual, puesto que me parece un ejercicio de autocrítica; el hablante lírico plantea para sí mismo un escenario en donde esta consciencia evoluciona desde la adolescencia, etapa en la que se actúa (en este caso se ama) en virtud de la idealización; posteriormente, el individuo “madura” y comienza a actuar en función de las normas que dicta la sociedad, y se reprime. Hasta que en determinado momento, emerge una conciencia propia, libre del condicionamiento y las prohibiciones. Me parece que este sentido de las voces de otros, podría cobrar importancia en la constante aliteración del fonema |s|, que le otorga un carácter como de murmullo.

Por otro lado, como señalé antes, la rima es asonante, y de armonía vocálica.

Las figuras retóricas presentes son:

Aliteración:
del fonema |s|, constante en todo el poema, aunque pierde fuerza hacia el final.
del fonema |k|, presente en los versos 1, 5 y 22
Personificación: versos 2, 5, 10, 19, 22 y 39.
Encabalgamiento: versos 4, 5, 25 y 26.
Cosificación: verso 20.
Antítesis: entre la vida y la muerte en el verso 10.
Símil: versos 14, 15 y 26
Sinestesia: versos 13 y 17.
Oxímoron: verso 17.
Metáfora: versos 17, 25-26, 29, 30, 33-34 y 40.
Símbolo: la palabra voces (voz) aparece como un símbolo de la conciencia, personal o social, que influye en el actuar del individuo.

El tono emocional es un tanto melancólico, aunque también tiene tintes de esperanza. El hablante lírico no es Efraín Huerta, sino voz poética es única y se interioriza, no hay personajes, tampoco se narra un hecho específico, ni se consigue nada, únicamente se describen emociones, y el objeto del deseo es, tal vez, la virutd entre extremos como la vida y la muerte, la alegría y la tristeza: la libertad, tal vez concebida (por ejemplo) como en la filosofía védica, cuando el hombre alcanza la realización cuando es capaz de no sentir dolor ni placer.

Aunque en realidad, a mí me deja un amargo sabor de boca, la sensación que me provocan los últimos ocho versos es desesperanzadora, como si ese amanecer fuera alcanzable sólo en la muerte.

BIBLIOGRAFÍA

Huerta, Efraín. Farsa poética. México: Ediciones Era, 2000.
Quilis, Antonio. Métrica española. Madrid: Ariel, 1993.
Beristáin, Helena. Diccionario de retórica y poética. México: Editorial Porrúa, 2000.
Lázaro Carreter, Fernando, Evaristo Correa Calderón. Cómo se comenta un texto literario. Madrid: Ediciones Cátedra, 1978.

Efraín Huerta “Poeta de la ciudad”
http://huertaefrain.wordpress.com/biografia-y-contexto/
Efraín Huerta: El poeta de la ciudad.
http://efrainhuertaelpoetadelaciudad.tumblr.com/post/1685219458/quien-fue-efrain-huerta

Otro pollito que quiere mucho este colibrí

Anexo 2

 

Aliteración del fonema |s|

1       Más despacio que nunca, casi agónicas,

Aliteración del fonema |k|

2       °marchan° y duelen estas voces o estrellas.

°Personificación°

3       Húmedos pies descalzos, breves pieles,

4       dulce origen, impío desorden. Voces

Encabalgamiento

5       que purifican lo que °tocan°. Voces

“Cosificación”

6       todo milagro. Suaves voces de amor.

7       Voces para decir amor toda la vida

Antítesis

8       y todo el santo día y a la lenta distancia

Símil

9       de una noche de sueño, amor y voces.

Sinestesia

10     Cálidas o °despiertas, dormidas° o ya frías,

11     estas voces se pegan a los labios

Oxímoron

12     y dicen y se dicen altos, duros misterios,

(Metáfora)

13     prohibidos latidos, esbeltos calosfríos.  

 

Anáfora

14     Despaciosas y firmes, llegan como

–Falsa argumentación–

15     las bestias, crecen como el encino,

16     y no hay en ellas nada que no sea verdadero.

17     Pero duelen. (Son dardos de amorosa ponzoña)

18     y dan la seca muerte del olvido.

19     °No perdonan, no aman,°

20     “no son ríos serenos, sino fuego,”

21     ardiente maldición, dolorosa quietud.

22     °Vienen así, calladas, caminando caminos°

23     de helado polvo. Son las voces

24     que ya nunca se dicen.                           

 

25     Por eso duelen y por eso (ardo

26     junto a ellas), como al pie de una hoguera.

27     Ardo y adoro al mismo tiempo

28     porque nada me callan o no me dicen nada.

29     (Asciendo rudas catedrales de miedo)

30     (y el vacío es un lago de hambre y sal.)

31     Me maldigo con ellas

32     pero duermo con ellas.

33     –(Cuando la sed se haya quemado

34     en mi garganta,)

35     cuando no tenga paz ni amor,

36     cuando todo sea voces y no llantos,

37     una pequeña sombra habrá a mi lado.–

38     No la rosa del ansia ni el clavel de miseria,

39     sino °la joven° luz del alba,

40     (la joven voz del alba mía).                                          

 

**Y bueno, aquí pasó algo raro con el formato de los cuadros de texto: no pude alinearlos a la derecha, pero igual respetó los colores y subrayado.

Normal
0

21

false
false
false

ES-MX
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-bidi-font-family:”Times New Roman”;}

Anexo 2

 

1       Más despacio que nunca, casi agónicas,

2       °marchan° y duelen estas voces o estrellas.

3       Húmedos pies descalzos, breves pieles,

4       dulce origen, impío desorden. Voces

5       que purifican lo que °tocan°. Voces

6       todo milagro. Suaves voces de amor.

7       Voces para decir amor toda la vida

8       y todo el santo día y a la lenta distancia

9       de una noche de sueño, amor y voces.

10     Cálidas o °despiertas, dormidas° o ya frías,

11     estas voces se pegan a los labios

12     y dicen y se dicen altos, duros misterios,

13     prohibidos latidos, esbeltos calosfríos.  

 

14     Despaciosas y firmes, llegan como

15     las bestias, crecen como el encino,

16     y no hay en ellas nada que no sea verdadero.

17     Pero duelen. (Son dardos de amorosa ponzoña)

18     y dan la seca muerte del olvido.

19     °No perdonan, no aman,°

20     “no son ríos serenos, sino fuego,”

21     ardiente maldición, dolorosa quietud.

22     °Vienen así, calladas, caminando caminos°

23     de helado polvo. Son las voces

24     que ya nunca se dicen.                           

 

25     Por eso duelen y por eso (ardo

26     junto a ellas), como al pie de una hoguera.

27     Ardo y adoro al mismo tiempo

28     porque nada me callan o no me dicen nada.

29     (Asciendo rudas catedrales de miedo)

30     (y el vacío es un lago de hambre y sal.)

31     Me maldigo con ellas

32     pero duermo con ellas.

33     –(Cuando la sed se haya quemado

34     en mi garganta,)

35     cuando no tenga paz ni amor,

36     cuando todo sea voces y no llantos,

37     una pequeña sombra habrá a mi lado.–

38     No la rosa del ansia ni el clavel de miseria,

39     sino °la joven° luz del alba,

40     (la joven voz del alba mía).                                          

 

Anuncios

2 thoughts on “Las voces prohibidas de Efraín Huerta.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s