La ¿obediencia? de nuestros hijos.


Este tema surge porque hace algunas semanas le pregunté a la nueva maestra del duende, cómo iba el proceso de adaptación. “Cómo se portó”, suelo preguntarle a la hora de la salida… ese día me contestó “Ay, señora, pues es una niña muy desobediente”… Ya se imaginarán mi cara de terror al escuchar la respuesta, con fondo sonoro de Psicosis. ¿O sea, cómo que “desobediente”?

Y bueno, me puse a buscar un chorro de info sobre la “obediencia”, el proceso de adaptación, la comunicación entre niños de 20 meses, hablé con varios psicólogos (incluyendo a la de la guardería), algunas mamás, y una laaarga lista de etcéteras, para 1.- tomar las cosas con calma, 2.- No hacércela de jamón a la maestra por etiquetar a mi “demonia” (:D), 3.- hacer una pausa reflexiva sobre nuestro estilo de crianza elegido.

Recibí comentarios desde el “tendrás que cambiarla de escuela, una en donde lo importante sea el desarrollo de la niña y no la institución” (que de entrada me hizo poner cara de boba ¿o sea, qué no todas se preocupan por lo mismo?, obvio no, así que quité mi expresión pronto), hasta “Pues tú tienes la culpa por dejarla hacer lo que quiera, a los hijos se les deben poner límites, si no, luego no encajan en ningún lado”.

Por supuesto no se me antoja (ni creo estarlo haciendo) criar a una mujer ingobernable, incapaz de aceptar errores, críticas o “sugerencias”; tampoco quiero verla frustrada porque no sabe identificar sus emociones, ni respetar a los demás, ni tolerar la frustración, así que como ya dije, hice un alto y me volví a preguntar si estamos haciendo lo correcto, si vamos por buen camino para alcanzar esa virtud entre el extremismo autoritario y la devastadora permisividad.

De entrada recordé ese libro que tanto disfruto y tan contenida me hace sentir: Bésame mucho. El ejemplo (respecto a los límites) es absurdamente claro, y tiene que ver no tanto con la edad, sino con la congruencia: no puedes permitirle a un niño saltar por la ventana, no porque tenga dos años, sino porque es peligroso; y no se lo permites al niño, como no se lo permitirías a ningún adulto (las personas que ponen en riesgo nuestras vidas no cuentan, esas sí que salten, y que se hagan pomada, bua ja jaaaa).

Y con respecto a este tema, hoy, se me atravesó la publicación de Amor Maternal: Reflexiones obre obediencia, órdenes y cómo le hablamos a nuestros hijos, que a su vez está enlazada a Criar en contravía: Criar para la desobediencia. Y yo también “Soy de la llamadas madres blandas, ¡de esas que estamos criando un pequeño monstruo sin límites, egoísta, malcriado y anárquico! Uno que además se siente amado y contenido… (…) ¡en definitiva lo que yo estoy criando es una bomba atómica! ¿Todo por qué? Porque de corazón creo (aunque no siempre logro practicarlo) que límites no es igual a órdenes (y por cierto para límites ya tiene bastantes con los naturales), que expresar las emociones es sano y la hipocresía enferma”.

Cada vez que me pregunto si estoy haciendo lo correcto, una vocecita dentro mío, me recuerda el final de este otro post de Criar en Contravía: “Ahora, hija, ahora que soy nuestra, tengo que reinventarme y reinventar un universo posible para todos tus posibles, ahora no tengo más remedio que desnudarme, sacarme el traje aprendido, el vestido heredado, la máscara impuesta y entregarme a nosotras, sin muchas certezas y con muchas preguntas, sin muchas verdades, pero deshaciendo las mentiras. Ahora que soy tuya y no solo mía, me doy cuenta que nunca he sido tan libre para ser yo misma“.

Por aquí hay otro libro que también puede funcionarnos, aunque de entrada tiene algunos términos que pueden chocarnos (como adiestramiento), pero si nos detenemos a pensarlo un poquito, no son tan descabellados :D, en éste se manejan algunos puntos clave para alcanzar el éxito en esas de “disciplinar” a nuestros críos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s