Consuelo, mi Doña Luz


Vengo acá a escribir, porque me ahogo en mis propias aguas. Levaba días soñando feo, pero no quise hacerme caso; era la muerte que estaba cerca, que me estaba avisando.

 

Hoy se me cerró un ciclo y golpeó duro al hacerlo. Mi corazón llueve y se me desborda  por los ojos. Mi Consuelo se fue para siempre, ha muerto, y aún no descansa bajo la tierra. Mis manos están frías, como debe estarlo ahora ella. Que su memoria sea eterna, que sean eternas sus caricias y retumbe por siempre su voz en mis recuerdos.

 

Doña Luz XVII

Jaime Sabines

 

Lloverás en el tiempo de lluvia,
harás calor en el verano,
harás frío en el atardecer.
Volverás a morir otras mil veces.

Florecerás cuando todo florezca.
No eres nada, nadie, madre.

De nosotros quedará la misma huella,
la semilla del viento en el agua,
el esqueleto de las hojas en la tierra.
Sobre las rocas, el tatuaje de las sombras,
en el corazón de los árboles la palabra amor.

No somos nada, nadie, madre.
Es inútil vivir
pero es más inútil morir.

 

Anuncios

6 thoughts on “Consuelo, mi Doña Luz

  1. Animo Ketzalli ella ahora sera parte de tus guardianes celestiales … y seguro estara junto a la mia en el cielo de las abuelas, esperando que nosotras sigamos todas y cada una de sus enseñanzas. mi corazon esta contigo

  2. Animo Ketzalli, de repente se siente que dejan un gran hueco, pero ellas en el afan de acompañasnos siempre lo van llenando con lindos, recuerdos y enseñanzas que uniran su lazo cada vez mas, ojalá pronto llegue a ti esa certeza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s