2013: diario de viaje.


       diarioDigamos que hoy abre formalmente una nueva flor. Comienza el 2013 y yo deseo ir cumpliendo mi lista de antojos para el embarazo. Hace más de un año, alguien lanzó una pregunta al aire: “si tuvieras la oportunidad, ¿qué cambiarías de tu embarazo?”… he creído que no cambiaría nada, a Killari la disfruté desde que habitó en mi conciencia, casi desde el momento mismo de saberla mía, sólo mía.

        Hoy las cosas son distintas; la vida nos ha sorprendido de nuevo. Hay dichos populares, que mucho me gustan, acompañando esta historia: “uno propone, Dios dispone, y el diablo viene y descompone”… es que ninguno de los dos imaginaba nada siquiera parecido a lo que hoy vivimos. Yo no quería hijos, él menos… yo no quería una familia, él tampoco… y así nos la llevamos poquito más de dos años, pero algo dijo el poeta muy al principio, sobre los astros y su colisión que nadie habría de detenerla.

             También dicen por allí que cuando te toca, ni aunque te quites, cuando no te toca, ni aunque te acomodes… y a nosotros nos tocaba, a pesar de nuestros varios intentos de quitarnos, nos tocó; nos quitamos para que “no nos uniera nada, para que dentro de mí no lo viera nadie…ambos éramos marineros” y soltamos las amarras con intención de no mirar atrás.

               Mi ser madre soltera, mi embarazo en soledad fueron la bendición más grande que entonces pude recibir; la vida era hermosa, yo era feliz en mi trabajo y en la escuela, viví a sola desde hacía años, después de muchos fracasos amorosos; aquella estabilidad , aquella paz, me hicieron recibir la noticia de mi maternidad como un premio que habría de disfrutar cada milímetro y así fue desde el cambio de tercio hasta el final de la lactancia.

              Y de pronto, él y yo que tanto nos negamos, que tan a un lado nos hicimos, nos encontramos disfrutando juntos el amanecer del 14 de agosto de 2010; comenzamos a escribirnos sin boceto, sin idea siquiera, sin planteamiento previo: un día despertamos y teníamos esta vida, esta maravillosa vida que nos ha ido construyendo.

               Killari, mi luz de luna, mi duende hermoso no lo sabe de cierto, pero lo supone… me pide que le enseñe a su hermanita, me pregunta si está con ropa o vive encuerada dentro mío, y yo le respondo lo que me sale; y mi pedacito de incertidumbre, mi CoraSón… me parece mágico… me llena de alegría sentarme hoy, aquí, a principio de año, a escribir, a recordar, a comenzar de nuevo, a dejar constancia de esto que no habíamos vivido, a darle gracias a todos los Dioses por este regalo, a darle gracias a él por el crecimiento constante, por el amor de cada día, por los aprendizajes, por ese par de abismos negros que me han devorado desde el inicio de nuestros tiempos.

        Bien dicen que cada embarazo es distinto; éste, aunque parece transcurrir casi tan

Su primera foto, con apenas 5 semanas de vida.
Su primera foto, con apenas 5 semanas de vida.

en calma como el primero, tiene de distinto que en aquel entonces éramos yo y mi duende, hoy somos ella, él, yo y quien vive dentro nuestro.

         Y para cerrar con consentimientos, unas propuestas que me encontré en BabyCenter:

Si se te antoja el helado, intenta con: yogur congelado sin grasa o helado con poca azúcar

¿Lata de refresco de cola?: agua mineral con jugo de fruta o un chorrito de limón

¿Dona o pastelillos?: bagel con mermelada

¿Rebanada de pastel o tarta?: pan de plátano con nueces, pan de calabacitas con poca grasa, o pastel de ángel (bizcochuelo, queque) con fresas frescas

¿Cereales con mucha azúcar?: cereal integral o avena con un poco de azúcar morena y canela

¿Papitas fritas?: papitas con poca grasa, palomitas hechas en casa o pretzels.

¿Crema?: crema grasa o yogur sin grasa.

¿Jarabes y dulces para poner encima del helado?: fresas, frambuesas o moras frescas, o rebanadas de plátano; si se te antoja algo crujiente, agrega cereal de arroz tostado.

¿Fruta enlatada en almíbar?: fruta fresca o congelada sin azúcar

¿Chocolate?: cacao preparado con leche descremada. O prepara una mezcla de pasitas, frutas secas, nueces y un puñito de chispas de chocolate.

¿Galletas?: galletas bajas en grasa. Úntales un poco de mantequilla de cacahuate para darles más sabor.

¿Pastel de queso u otro postre cremoso?: lonjas finas de queso en galletas de trigo integral, budín de vainilla o arroz con leche descremada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s