Plan de vuelo. Semana 10.2


Me gusta el .2 que acompaña el número de la semana, porque hay muchas dualidades en este proceso y en casi todas estoy presente. Conservo el .2 de la decisión de Enrique tras las varias mediciones que hizo en nuestra primera consulta; mi coraSón y yo somos dos; el otro coraSón que me late en las entrañas y yo, somos dos; ellos dos (papá e hija) y yo, somos dos; este es el segundo embarazo pero todo es nuevo; son (hasta ahora y lo que viene) dos experiencias distintas. Dos. Semana diez punto dos. Dos meses, con dos semanas, con dos días.

Hemos comenzado a prepararnos. Yo leo, me informo y me sorprendo. Me sorprende cómo la vida se acomoda para conceder “caprichos”. Si todo se resuleve y resulta favorable, el domingo por fin nos encontraremos con Angelina… y, si es posible, ella nos acompañará en esta labor de recibir la vida en casa. De cualquier forma, seguimos con el otro plan A 😛 que Enrique venga aquí, a comer barbacoa, dispuesto a intervenir como médico siempre y cuando sea estrictamente necesario.

Hablando de Enrique y su intervención médica y los instrumentos que necesitaremos, hace ocho días habló de una posible episiotomía. Lo primero y único que se me ocurrió decir como para defenderme fue “si nos dan el tiempo necesario para cumplir cada parte del proceso, no habrá ni por qué pensar en un desgarro”… que, en todo caso, lo considero aún más deseable, pues los tejidos habrían de “abrirse” de forma “natural” sólo cuanto fuera necesario.

Ahora bien, de esas cosas que no me gustan actualmente es lo pronto que el sueño me apresa, y lo temprano que me escupe de la cama. En esos levantares madrugadores, hoy me encontré con el mensaje de una amiga: “Cómo parir sin desgarrarse” me da la razón. “…En esta parte (el expulsivo) no tendremos ninguna prisa. Te conectarás con tu cuerpo y procurarás no impacientarte. Esto permitirá que tu cuerpo libere hormonas para tu periné que lo reblandecerán al máximo para el momento en que la cabeza del bebé lo estire.”

También amenazaron con una canalización “por si hay hemorragia”, “por si el útero no se contrae”, “por si entras en shock”… y yo me digo (y les dije): tiempo, sólo necesitamos tiempo; si nos permiten el contacto inmediato el proceso natural no se interrumpe y el cuerpo sigue generando las hormonas para mantenernos a salvo, con vida; si el bebé puede prenderse de mí cuanto antes, el útero comienza a contraerse, sin hemorragia, sin oxitocina artificial, sin peligro, sin miedo.

Ahora los cambios son abrumadores, mi centro comienza a expandirse de forma sorprendente y yo ya me siento enorme; se supone que (a pesar de no ser perceptible) ya patea; Killari se sabe y siente hermana mayor… yo recuerdo que seis meses y medio se escurren como agua, se escapan antes de lo previsto, pero agosto se ve lejísimos.

http://espanol.babycenter.com/a700025/desarrollo-fetal-10-semanas-de-embarazo
http://espanol.babycenter.com/a700025/desarrollo-fetal-10-semanas-de-embarazo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s