Con unas momentáneas ganas de mentar madres :P


Hoy es uno de esos días en que me siento mala persona nomás porque mi vida es maravillosa. Porque el pasado, que sigue su camino, de pronto se me atraviesa y yo nomás puedo mirarlo con cara de “pobrecita piedra”… pero también me dan ganas de preguntarle si no se siente miserable de estar en el suelo, porque debe ser pinchísimo sentir las patadas de la vida, o que el destino te escupa tan de frente y tú no puedas ni voltear la cara…

pero ponte lentes :D
pero ponte lentes 😛

Lo que no logro definir es si lo que siento es lástima o mala leche. No sé si necesito sentarme junto a la piedra y contarle algunas “novedades”; la cosa con las piedras es que están hechas de pasado, cuando se miran, sólo pueden ver sobre sí mismas (y dentro de ellas) el polvo del ayer que se les va pegando porque así es la vida… o lloran y lloran porque el viento o la lluvia las desgastan, las desprenden de su propia historia, y entonces se quedan mirando al viento como si a él le importara un poquito la miseria de las piedras. También se me antoja untarle a la piedra un poco de limón en toda ella que es herida… pero no… las piedras no sienten, no aprenden… ¿para qué me gasto “torturando” piedras necias? Para qué les hablo de las maravillas de la vida, para qué les hablo de las maravillas de mi vida… ¿nomás para hacerlas sentir más miserables? no tiene caso… solitas pueden.

Supongo que son las hormonas de la vida que se gesta dentro mío las que me hacen sentir ganas de molestar 😛 Supongo que es la felicidad la que me hace sentir ganas de decirle a la piedra que no es más parte de la montaña, que esa vida en las alturas se acabó hace años y es estúpido seguir soñando aferrado al pasado.

Uno no puede vivir así, anclado… no es sano, por Dios, ni siquiera digno. Uno debería merecer y disfrutar la vida que tiene, sin andar lloriqueando por lo que dejó de ser, o por lo que nunca será. Sí, me dan ganas de sentarme frente a la piedra y decirle: Bueno, pues, ¿qué chingaos traes?

Pero en vez de eso me dedico a disfrutar de mi vida de todos los días, del amor que crece en esta casa, de los logros de nuestra hija, de nuestros logros como pareja; miro al rededor y me enamoro de esta familia, de sus estridencias, de sus dispariedades, y me río de las piedras y sus miserias… y me digo: “allá ella y sus ganas de sufrir la vida”.

Anuncios

3 thoughts on “Con unas momentáneas ganas de mentar madres :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s