Prosa, de Federico García Lorca. Teoría y juego del duende (5/8)



duendeTeoría y juego del duende.

20 de octubre de 1933. Sociedad de Amigos del Arte de Buenos Aires. En Teoría y juego del duende, ofrece “una sencilla lección sobre el espíritu oculto de la dolorida España”, y desarrolla lo que en 1928 habría llamado Imaginación, inspiración, evasión. La musa, el ángel y el duende, son tres aspectos de la condición artística; el hombre puede crear por la inspiración de la  musa, el baño de gracia del ángel, o el arrebato del duende. García Lorca remueve las entrañas españolas, y de ellas extrae los misterios en donde el arte encuentra sustancia.

En palabras del poeta, “el ángel guía, regala, deslumbra, defiende y evita el mal, previene, derrama su gracia, predestina la creación humana; la musa, en cambio, dicta, sopla, despierta la inteligencia; junto con el ángel, viene de fuera.

El duende llega como, cuando y de donde quiere, es un descendiente oscuro y estremecido del demonio de Sócrates; al duende, espíritu de la tierra, hay que “despertarlo en las últimas habitaciones de la sangre”, para hacer arte hay que luchar con él, y para encontrarlo no existe fórmula, mapa ni ejercicio, “sólo se sabe que quema la sangre como un tópico de vidrios, que agota, que rechaza toda la dulce geometría aprendida, que rompe los estilos”; el duende no puede convivir ni con la musa y no n el ángel, el duende es un desamparo con el que hay que jugarse la vida; su llegada es una destrucción inminente de esquemas, renovación, frescura; el duende, presente con mayor fuerza en la música, la danza y la poesía hablada, convulsiona al intérprete, lo lleva al límite en donde se juegan la vida y la muerte, pues éste no llega si no encuentra tal posibilidad; por el contrario, el ángel y la musa escapan frente a la fatalidad.

“El duende hiere, y en la curación de esta herida, que no se cierra nunca, está lo insólito, lo inventado en la obra de un hombre”. Es ese duende el que atravesó con una lanza de fuego el corazón de Teresa de Ávila, pero “en los toros, adquiere sus acentos más impresionantes, porque tiene que luchar, con un lado, con la muerte, y por otro lado con la geometría”. El duende es único cada vez, como únicas son “las formas del mar en la borrasca. En España, el duende encuentra su cima en Quevedo y Cervantes.

Ésta es la quinta de ocho entradas relacionadas con Prosa, de Federico García Lorca, un libro que, en realidad, reúne algunas de las conferencias que dictó el poeta; a saber:

Prosa, de Federico García Lorca (1/8)

Prosa, de Federico García Lorca. El cante jondo (2/8)

Prosa, de Federico García Lorca. Romancero gitano (3/8)

Prosa, de Federico García Lorca. Las nanas infantiles. (4/8)

 


One thought on “Prosa, de Federico García Lorca. Teoría y juego del duende (5/8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s