Fundamentos para la lactancia materna. Carlos González.


El pediatra español Carlos González, presidente de la Asociación Catalana pro Lactancia Materna (ACPAM) estuvo en México. Ofreció conferencias en Guadalajara, Puebla, Monterrey y la Ciudad de México entre el 21 y 25 de mayo de este año. Alimentación complementaria y Necesidades afectivas de los niños fueron las conferencias, además de Fundamentos para la lactancia materna, seminario intensivo de seis horas.

Encontrarme con Bésame mucho después de sentirme luchar contra corriente por más de un año, fue para mí un remanso. Tenía frente a mis ojos a un “experto” que me ofrecía argumentos de autoridad para para defender mi instinto; un alcahuete con razones científicas para convencer a otros de que lo mejor para mi hija, era el amor de su madre, el contacto físico, la atención inmediata… era un poco tarde para además defender la lactancia, pues hacía ya varios meses que ésta había terminado.

El autor de Bésame mucho, En defensa de las vacunas, Mi niño no me come, Manual práctico de lactancia materna, Un regalo para toda la vida… se había convertido en mi ángel de la guarda… en sus libros, aunque suene a demasiado, me sentía a salvo. En cuanto supe de su visita al viejo mundo, deseé con todo mi corazón verlo. Sentirme una madre libre (lo que sea que eso signifique) me fue más sencillo después de leerlo; escucharlo de frente era, sí, como un sueño.

Hubo veces que me sorpendí diciéndome: “si alguien me hubiera dicho esto antes de que Killari naciera, otro gallo nos hubiera cantado”… o sea, me habría ahorrado tanto. Y sucede que todo esto ya lo sé antes de que nazca Zazil😀 Veremos si son ciertas esas suposiciones.

263273_10152906653460601_1352135991_n
Fundamentos para la lactancia materna comenzaba a las 10:30 en el Museo Franz Mayer… a esa hora yo todavía estaba por Tlatelolco, renegando de mis “grandiosas ideas” ¿para qué bajarme en el paradero de Indios Verdes, si podría llegar directamente a la Central de Autobuses del Norte, allí tomar el trolebús y bajarme a media cuadra del museo? La opción A implicaba llegar a tiempo y sin carreras… la opción be era igual a caminar menos.

En cuanto me senté en el lugar que Madre Primeriza por Segunda vez había apartado para mí, comenzó el doctor. Desde cómo funciona el pecho para la producción de la leche hasta la diferencia entre apego seguro e inseguro se fueron, en realidad, poco más de siete horas (porque se redujeron los descansos y la comida, además de que se extendió hasta pasadas las siete de la noche).

¿Cuáles son los factores que intervienen directamente en la producción de la leche? En esencia son tres: prolactina, oxitocina y el Factor Inhibidor de la Lactancia. Basta explicación con ejemplos teóricos y gráficos para decir, en resumidas cuentas: cuanta más leche se saca, más leche se produce. Entre más estímulos reciba el pecho, mejor. Si una madre espera más tiempo para que “se junte la leche”, provocará una disminución en la producción; si, por el contrario, la leche se extrae (ya sea que la mama el hijo, se utiliza sacaleches o la mano) con mayor frecuencia, la señal enviada es “necesitamos producir más leche en menos tiempo, porque la medida anterior no alcanzó” (por decirlo de alguna forma).

En cuanto a la posición adecuada, énfasis en que el pezón no debe doler. Las grietas en los pezones no son uno de los sacrificios a cambio de ofrecerle lo mejor a nuestros hijos. Si duele, es una señal de alarma, y si te duele a ti, también le duele a tu bebé. ¿Cuando frotas una de tus manos contra la otra, sólo una te duele? Algunas señales que evidencian la mala posición son: hundimiento de las mejillas, dolor o grietas en los pezones, los pechos se quedan “llenos”, el bebé engorda poco, las tomas pueden ser demasiado largas, pero el bebé se queda con hambre.

En este punto, sobre las “inconveniencias”, el tema de la mastitis fue revelador. Lo primero que se desaconseja en caso de, es no amamantar; si el pecho no se vacía, puede producirse un absceso. Tanto la mastitis, como la ingurgitación o la obstrucción de conducto, pueden ser consecuencia de la mala posición.

Sobre la libre demanda es: ofrecer el pecho al bebé cada que éste parezca mostrar alguna señal de “hambre” (puede chuparse los puños,  parece buscar el pecho, o simplemente mostrarse inquieto). Ante cualquier manifestación que pudiera relacionarse con la necesidad de mamar, ofrecerle el pecho, si tiene hambre, comerá… si no, no. Eso suena casi absurdo, pero: ¿De casualidad alguna no se ha preguntado”cómo va a tener hambre si recién hace una hora comió”? pues bueno, eso es una interpretación que puede coartar la tan famosa libre demanda.

En cuanto a la ictericia. ¿Quieres que a tu hijo se le quite lo amarillo (que es completamente normal)? Dale de comer. “Entre más come, más caga”… ¿Y eso qué tiene que ver? pues en las heces se elimina la bilirrubina y los bebés defecan después de cada toma, así que la conclusión es casi obvia.

Por ahora, en la voraginosa generalidad de esta entrada, hago una pausa… tal vez sea más prudente y respetuoso de mi parte ir a mis notas porque la memoria ya me mareó… esas más de siete horas siguen dando vueltas en mi cabeza y mi corazón, pero dicen que el que mucho abarca poco aprieta, así que volveré con ánimos más mesurados para hablar de un tema a la vez.

Continuaré…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s