Miro al pasado… y el presente brinca y brinca de los muebles a mis piernas.

Es sábado. Se acerca el mediodía. El duende está a mi lado, mira su milvecesvista serie favorita y toma boing de uva. Mi coraSón no está en casa, pero lo siento latir muy cerca. Lorca está “castigado” el gitano. Yo acabo de desayunar y otra vez tengo ganas de escribir, la diferencia ahora es que decidí hacer nada del trabajo hasta la tarde de mañana. … Continúa leyendo Miro al pasado… y el presente brinca y brinca de los muebles a mis piernas.

La amenaza de la vida que cambia.

“Repite un acto y tendrás un hábito, repite un hábito y tendrás una costumbre, repite una  costumbre  y  tendrás un carácter, repite un  carácter  y  tendrás un destino” (¹) –Sivananda– A veces la vida se toma demasiado tiempo para acomodarse, para seguir un cauce; a veces uno termina inmerso en cierta inercia que no da mucho chance de nada. Cuando miro las jararandas no puedo … Continúa leyendo La amenaza de la vida que cambia.

remembraciones

Dije ‘remembraciones’ arbitrariamente, porque esto va a ser como reconstruirme; porque hace un rato me dispuse a ver al duende dormir; así nomás: decidí quedarme a contemplarla mientras terminaba su biberón y el sueño la inundaba poco a poco. Al mirarla tan tranquila volé hacia atrás: 16 de diciembre de 2009. Desde que me enteré de que venía en camino, esa fue la fecha probable de … Continúa leyendo remembraciones

Krsna endulza el corazón

Me había distanciado un poco, pero… cuando Krsna se adueña de tu corazón, es difícil permarnecer lejos de Él y lo suyo mucho tiempo… Tal vez la forma más “sencilla” del amor es el servicio. Uno puede servir conciente o inconcientemente; se dice que sólo a través del servicio a un devoto puro, puede el alma alcanzar la eterna morada; Krsna es tan misericordioso que acepta el … Continúa leyendo Krsna endulza el corazón

Hoy se me murió otro pedazo.

Eran las 2:44, pero la hora no terminaba de llegar. Yo quise estar con él, acompañarlo, ser lo último que vieran sus ojos detrás de las cataratas. Pero no pude, tal vez me faltó valor; tal vez me sobró deseo. Antes de salir, apresurada, puse en la balanza 12 años 4 meses de recuerdos, frente a dos horas (o menos) de presente. Al final (desde … Continúa leyendo Hoy se me murió otro pedazo.

Con el coraSón latiendo en las entrañas.

La primera vez que esta idea dio vueltas en mi cabeza, estaba entrampada en El Silencio. Leía TAUROMAGIA. Capítulo III.- Para una estética del toreo. III.- Ángel, musa, duende: “…Es posible que unos tengan más predisposición que otros para el duende, pero también es cierto que éste aparece cómo y cuando quiere, sin horas ni controles, siempre con sonidos, acentos y formas nuevos y viejísimos, … Continúa leyendo Con el coraSón latiendo en las entrañas.